Carnicería online

La grasa es esencial en nuestra vida

                         Grasas

Las grasas constituyen uno de los principios nutritivos fundamentales, puesto que forman la estructura de todo ser vivo.

Tienen dos posibles denominaciones, grasas o aceites, en función del estado en el que se encuentren. Además, son la principal fuente de alimentación, ya que nos aportan 9 calorías por gramo.

Los hombres deben alcanzar entre un 8 y un 10% de grasa,  mientras que las mujeres entre un 10 y 12%. Cumpliendo estos índices podemos conseguir que nuestro sistema hormonal esté equilibrado. Por el contrario, si estos valores descienden, nuestro cuerpo lo ve como una amenaza para la supervivencia y, como resultado, las hormonas se vuelven locas.

Un ejemplo claro son las mujeres culturistas, a las que se les llega a retirar la regla debido a la falta de grasa o, en mujeres con dietas prolongadas y restrictivas que tienen una ingesta prácticamente nula.

El cerebro, además de reunir el colesterol que hay en nuestro cuerpo, también necesita las grasas como alimento. Un estudio demuestra que un déficit de grasas implica un menor rendimiento mental.

Aquí tienes un ejemplo de grasas saludables con nuestras vacas de pasto.

Mitos

Nos dicen que las grasas saturadas son malas, en cambio, no nos informan de que la carne roja contiene 3’5 gramos de grasas saturadas por cada 100 gramos, mientras que el aceite de oliva posee 14 gramos.

Aparte del gramaje, las grasas saturadas que contiene la carne roja son C14,C16 y C18, las mismas que contienen los aceites vegetales pero la diferencia es que éstes llevan a mayores C15,C17,C20 y C22.

Contradicciones

Continuamente nos alertan de que la grasa es dañina, pero no consiguen explicarnos exactamente porqué.

Se demoniza la carne roja realizando unos estudios sobre carne procesada de animales cuya procedencia es desconocida pero, a la vez, nos llenan las estanterías de los supermercados de alimentos procesados y  ultraprocesados repletos de grasas perjudiciales.

En ti está el lujo de poder elegir entre una grasa buena y una mala.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *